domingo, 19 de febrero de 2017

ÚLTIMAS TARDES CON CAP: PERSONAS TÓXICAS

“Muchas veces permitimos entrar en nuestro círculo más íntimo
a los chismosos, a los envidiosos, a gente autoritaria, a los psicópatas,
a los orgullosos, a los mediocres, en fin, a gente tóxica,
a personas equivocadas que permanentemente evalúan
 lo que decimos y lo que hacemos, o lo que no decimos y no hacemos”
 
(Bernardo Stamateas)


No había ninguna esperanza de lluvia aquella tarde de otoño, así que disfruté, fascinada, de aquellos colores del atardecer. Luego me encaminé a mi cita diaria con Cap, bajo un cielo azul que se negaba a oscurecer. Cuando llegué, Cap estaba charlando con mi abuela Jolie, su gran amor de juventud.

-       “Una persona tóxica no te quiere, no te respeta y no te escucha” –le estaba diciendo Cap, cuando me acerqué. “No le importas lo más mínimo, en absoluto, nada… Para una persona tóxica no eres más que un simple instrumento al servicio de sus intereses”.

-       “¿De quién estáis hablando?” –pregunté.

-       “Estamos recordando viejos tiempos. Tú aún no habías nacido. Fue la primera vez que oímos la palabra ‘tóxica’ aplicada a una persona. Fue un episodio muy triste, porque afectó de pleno a Kao, uno de nuestros hijos de la camada del 2008” –me explica Jolie.

-       “En efecto,” –sigue Cap- “Vicky vino a buscar a Kao muy ilusionada y con grandes proyectos para él. Pero 8 meses después, nos devolvió a Kao antes de que pasara lo peor. Vicky se encontraba atrapada en una relación tóxica. Recibía constantes malos tratos, tanto físicos como psicológicos, por parte de su pareja, y había perdido toda esperanza de poder escapar. Y lo peor es que utilizaba a Kao para hacerle daño a ella. Por eso, un día, a escondidas de su pareja, nos envió a Kao y a continuación fue a comisaría a denunciar a su pareja”. 


Este fue un caso claro de un tipo de maltrato animal, a veces ignorado, que se produce para causar daño y sufrimiento psicológico a la pareja. En estas situaciones, las mascotas somos utilizadas como chivos expiatorios, mecanismos para maltratar a la pareja, para someterla, amenazarla, para evitar que se vaya o para asegurar su silencio respecto a su situación de víctima. Se consigue así, que siga siendo víctima en silencio, mientras dura la relación.

-       “Pero Vicky” –explica Jolie- “reaccionó de una manera no prevista por su maltratador y apartó a Kao de esa persona tóxica. Fue un gran sacrificio para ella, pero salvó a Kao. Llegó a casa muy asustado, temeroso y desconfiado, y con visibles señales de maltrato físico. Nuestra familia humana le curó sus heridas y toda la manada nos volcamos en él para recuperarle lo antes posible”.

-       “Hoy Kao vive feliz y es amado, como merece todo collie, lejos de aquí, en otra región y con otro nombre. Cuando recuperó la ilusión y las ganas de vivir, nuestra familia humana seleccionó una familia de acogida a la que informaron de todo. No todo son personas tóxicas, también existe la buena gente. Tú les conoces, Nina” -me dice Cap. “Hace tres años estuvieron de vacaciones en la Costa Brava y nos hicieron una visita. ¡Qué guapo estaba nuestro hijo y cómo se parecía a ti, Jolie!”

Esta historia me transportó a reflexionar sobre las personas tóxicas, más allá de la violencia de género (de la que ya hablé en otros posts). Y como el comportamiento, la actitud y la energía de las personas, son claves en la relación con sus perros, pregunté:

-       “¿Qué hace un Collie si su humano es una persona tóxica?”

-       “Las personas tóxicas” –es Cap quien me contesta- “anulan y roban el bienestar emocional de quien está cerca. Son personas victimistas, negativas, criticonas y faltas de toda empatía. Y son más peligrosas cuanto más cercanas sean para su víctima. Por tanto la capacidad de influir en el comportamiento de los que las rodean (personas o perros) está demostrada”.

-       “Los collies –añade Jolie- “somos animales leales y nobles que nos entregamos con amor incondicional. Lamentablemente, las personas tóxicas suelen dificultar esta tarea -muchas veces sin intención- con actitudes que nos molestan y que pueden destruir la confianza, generándonos cambios de comportamiento”.

-       “Una persona tóxica” –continua Jolie- “es capaz de confundir a su collie, alabándolo un día, y al día siguiente actuando con menosprecio y jugando con sus sentimientos hasta hacer que se sienta inseguro. Una persona tóxica es un vampiro emocional y en la vida de un collie es un grave problema de difícil solución. Porque los collies ni sabemos ni queremos “jugar” con las emociones. ¿Qué puede hacer un collie cuando hay alguien en su vida que intenta hacer que se sienta indigno, inferior o miserable sin motivo aparente?... Huir. Y si no es posible, hay que abstraerse mentalmente de su presencia y acciones. Los collies no podemos permitir que una persona tóxica pueda absorber nuestra alegría de vivir, a través de su propia negatividad”.

-       ¿Y los propios humanos? – sigo preguntando. “Como no existen collies tóxicos, ¿saben los humanos identificar a las personas tóxicas?”

-       “Para esa pregunta, Nina” –me explica Cap- “he de escarbar en el agujero donde guardo mis cosas. Tengo unas interesantes reflexiones de un humano para los seguidores de tu Blog…”



He aquí algunos fragmentos del artículo del “humano” al que se refería Cap, publicado en El Periódico (14/10/2014). Se trata del psicólogo Tomàs Navarro, autor de “Fortaleza emocional”:

¿Crees que sabes identificar a una persona tóxica? Posiblemente no sea así. Ten cuidado con las buenas personas, ten cuidado con las víctimas de un mundo que no les comprende, vigila con las personas que invierten mucho tiempo en proyectar una imagen positiva de ellas mismas. Ten cuidado sea quien sea: tu madre, tu padre, tu profesor, tu pareja, tu hijo, tu hermano, tu compañero de trabajo, tu vecino o tu jefe pueden ser personas tóxicas.
Una persona tóxica necesita estar cerca de su víctima y no la debes ver venir. ¿O de qué manera podría captar tu confianza y eliminar tus defensas? ¿Quién desconfía de una cándida e ingenua buena persona? ¿Quién no siente el deseo de ayudar a una pobre víctima? Es posible que hagan cosas por ti, pero cuidado. Como decía Cicerón, “quien hace el bien por un interés es una persona astuta, que no buena”. No te confundas.
Una persona tóxica te hace sentir mal, culpable, exigente, egoísta o desconsiderado. No es más que su moneda de cambio. Una persona tóxica te aísla de tu entorno, se adueña de tu autonomía, neutraliza tu seguridad, destruye la confianza en ti mismo y termina por cambiarte la personalidad y fagocitarte. Una persona tóxica menosprecia tus logros, te desprecia a ti y a lo que representas… y lo hace poco a poco, sin levantar sospechas, sin que te des cuenta, sin dejar de avanzar hacia su objetivo…
Identifica a las personas tóxicas que te rodean y aléjate de ellas. Vete, sal de su círculo de influencia sin dar ninguna explicación. Al fin y al cabo recuerda que no les importas lo más mínimo y que tan solo eres una terapia barata para descargar sus frustraciones. Una persona tóxica no te dejará ir porque te necesita. Si quieres vivir feliz sal de su círculo de influencia sabiendo que te perseguirá; no porque le importes, sino porque te necesita para satisfacer sus perversiones.
No creas que cambiará. No mezcles el deseo con la realidad. No sobrevalores tus propias capacidades. No creas que controlas. No subestimes su poder de manipulación. Una persona tóxica es tóxica, cruel, despiadada, manipuladora y disfruta viéndote sufrir bajo sus dominios.
Perdónala, no dejes que siga torturándote en el recuerdo. Olvídala. Cierra el pasado y céntrate en disfrutar el presente. Descárgate, desintoxícate, reconstrúyete y verás que después de una tormenta inicial volverá la calma y tu vida mejorará… es más… te darás cuenta de que la vida es preciosa, siempre y cuando estés rodeado de personas bellas y respetuosas...




jueves, 19 de enero de 2017

VALORES DE VIDA

“El objetivo de la educación es el conocimiento
no de los hechos, sino de los valores”
(William Ralph Inge)
  
Mi hija Kheyra
Hablar sobre la educación de las niñas y los niños humanos, no es un tema muy propio de este Blog, pero se trata de una petición personal de mi hija Kheyra, que está viviendo muy de cerca este tema en su familia humana, con una niña y un niño, y unos padres preocupados y responsables. Además, las últimas estadísticas de mi abuela Jolie, dicen que, de las familias que tienen un Collie en casa, el 36% tienen hijos de esta edad (6-10 años).

Los humanos viven en un mundo en el que ser los primeros, es lo más importante. Examinan a sus hijos continuamente y ellos sólo buscan el sobresaliente. Se les prepara para afrontar el éxito, para celebrar los triunfos. Se les repite hasta la saciedad: “No llores. Tienes que ser fuerte. ¡Eres el mejor!”

Kheyra me decía hace unos días que, en su habitual paseo matinal, vio a “su” humana echarse las manos a la cabeza cuando una amiga le comentaba que en algunos colegios hacían olimpiadas de matemáticas con cronómetro en mano y frente a un tribunal, olimpiadas de ciencias, olimpiadas de deletrear y todo ello con niños de apenas 7-8 años. ¿Pero estamos locos o qué?exclamó. Y el único ganador era el primero…los 25 niños restantes de la clase se veían como perdedores.



-       ¿Qué está pasando?

-       No sé, Kheyra... Los humanos invierten años en preparar a sus hijos para el éxito y no se dan cuenta que la vida está llena fracasos, de decepciones, de pequeños y de grandes obstáculos, de momentos de tristeza, de duelo, de soledad. ¿Y eso es signo de debilidad de la especie humana? No. Es la vida.

-       ¿De verdad piensan las personas que los niños de hoy en día están preparados para afrontar dificultades? ¿Es casualidad que pediatras, psicólogos y psiquiatras infantiles cada vez tengan más casos de depresión infantil y de ansiedad? ¿En qué cabeza cabe que a un niño de 9 años se le diagnostique de Depresión o de Trastorno de Ansiedad Generalizada teniéndolo todo, supuestamente, a su alcance? Es evidente que algo no están haciendo bien los humanos.

-       Cierto, Kheyra, los maestros y las familias deberían saber que el mundo cambia cada vez más deprisa y que eso hace que ya no sea tan importante memorizar todos los contenidos posibles en un sentido enciclopédico. Hoy es más importante disponer de las destrezas y habilidades que permitirá a las personas aprender de forma autónoma a lo largo de su vida... y eso no se mide con una nota numérica. Recuerdo ahora las palabras de Eva, una maestra del siglo XXI, el día que vino a recoger a su Collie: “La escuela de la nueva educación es creativa, despierta el espíritu crítico, promueve la iniciativa emprendedora, transmite valores y trabaja las emociones. También trabaja las matemáticas, la literatura, las ciencias... pero de manera integrada en proyectos y de forma que los alumnos estén en disposición de aplicar sus recursos para alcanzar el aprendizaje.”


-       Siguiendo con el paseo matinal, hubo un momento en que “mi” humana explotó: “Me importa un pimiento que mi hijo sea el más rápido en cálculo mental. Lo que no consiento es que se venga abajo por ser el segundo, el tercero o incluso, porque no haya sido seleccionado entre los 10 primeros.
Lo que de verdad me importa, lo que me quita el sueño, en lo que invierto toda mi energía y esfuerzo, es en desarrollar su inteligencia emocional. Lucho porque sea generoso, porque la empatía sea su punto fuerte. Me desvivo porque muestre sus emociones, porque me hable de sus debilidades, porque él mismo, encuentre soluciones a sus problemas. Peleo a diario por hacer de mis dos hijos personas autosuficientes emocionalmente. No pasa nada por no ser el primero de clase si se han esforzado al máximo. Premio el esfuerzo, la entrega, la generosidad, la lealtad, la lucha y la solidaridad. Esos son los valores vitales, los valores de vida
¿Sabes, Nina? Se hizo el silencio en el parque. Hasta los perros que suelen salir a esa hora, dejaron de jugar.
Su amiga Ana la miraba estupefacta. “Mi” humana bebió un poco de agua y continuó:
“¿Quién prepara a los niños para el fracaso, para la decepción, para el desengaño? ¿Lo habéis pensado alguna vez?
La sociedad recibe con los brazos abiertos a los triunfadores, les prepara para los aplausos. Yo prefiero preparar a mis hijos para las dificultades, fortalecer su autoestima, su capacidad resolutiva, su positivismo, su espíritu de lucha. ¿Por qué valoramos tanto el éxito? Porque antes hemos pasado por un camino más o menos angosto de lucha ¿o no?
No somos máquinas. Nosotros, los padres, no lo somos, lo sabéis muy bien. No pretendas entonces que tu hijo lo sea. No quiero que mis hijos piensen que su madre es una superwoman, siempre preparada, siempre lista para todo, siempre cantarina y perfecta. ¿Ese es el ejemplo que quiero que sigan? Y si con el paso de los años van encontrando dificultades a lo largo de sus vidas ¿Qué pensarán? ‘Yo no he sido capaz… Mamá se decepcionaría… No puedo mostrar debilidad. Mi madre siempre ha sido tan fuerte…’
Bueno, hijos –les he dicho a mis niños en alguna ocasión- mamá no es perfecta. Mamá también se equivoca y cuando lo hace, rectifica y pide perdón. Mamá, como todo el mundo, llora cuando está triste.
Quiero que mis hijos vean que su madre es de carne y hueso. Que no se avergüenza por llorar o por estar un poquito triste en circunstancias puntuales, que no se esconde. Quiero que lo vivan como algo natural… porque cuando a ellos les ocurra se acordarán de mí y lo asumirán como normal. Aceptarán su estado de ánimo y sacarán la fuerza necesaria para superar todo lo que obstaculice el camino hacia su felicidad.
Los hijos no necesitan súper-padres, ni dioses. Les da igual que su papá sea médico, abogado, camarero o que esté en el paro. Los hijos quieren un padre y una madre que estén a su lado, que jueguen con ellos, que les expliquen las cosas, que les cuenten historias…que hablen su mismo lenguaje. No quieren que les colmemos de regalos materiales. Es mucho más sencillo: sólo quieren tiempo junto a nosotros. Los niños deben vernos como seres humanos, no como super-héroes, para eso ya tienen las películas. Si te equivocas con tu hijo, no pasa nada, pídele perdón: ‘Perdona cariño, me he equivocado. ¿Me perdonas? ¿Empezamos de nuevo?...’ ¿Sabéis lo que supone para un hijo que sea el padre o la madre el que le diga eso? No hay mejor ejemplo”.
Esta es “mi” humana, Nina. Estoy muy orgullosa de ella.


Un niño, es único, especial e irrepetible, como lo somos los collies. Y si hay algo que necesitan siempre los niños es comprensión. Los humanos no deberían dar tantas órdenes a sus hijos ni llenarlos de reglas. Más bien, deberían elogiar su buena conducta con besos, con abrazos, con mucho, mucho cariño. Enseña a tus hijos a disfrutar de los placeres sencillos, en ellos está la verdadera felicidad. Cuéntales historias. Historias reales, de tu trabajo, de tu día a día. Estimula su imaginación, su creatividad, su empatía… Emociónate con ellos. Anímales a que sean emprendedores. A que no tengan miedo a equivocarse, sino a no intentarlo. A rectificar si van por el camino equivocado. A levantarse ellos solos si se caen. A pedir perdón y a aceptarlo también. Contra la frustración: la perseverancia, la constancia. Y recuerda que educar no es repetir siempre las mismas palabras. Educar es enseñarles a soñar, a probar, a crear, a luchar y a creer en ellos mismos.

Kheyra me contó, que ese mismo día por la noche, el más pequeño de la familia, después de estar jugando con espadas de madera y pistolas de plástico, se abrazó a su madre y creo que le susurró algo así: “Mamá, háblame bajito para darme calma, para que pueda crecer con tu afecto, con tu buen hacer. Mamá, háblame bonito para que me inicie cuanto antes en el mundo de las emociones, para que el miedo no forme parte de mí y pueda descubrir el mundo sintiéndome querido en todo momento”.

Los niños, como los collies, no queremos grandes cosas, sólo pequeñas cosas que hagan grande nuestra vida. Queremos que los padres, “nuestros” humanos, nos den calidad de vida. Que el tiempo que estén con nosotros sea siempre el mejor, el más sincero. Que no duden en hacer cosas juntos con ellos, en jugar, hablar, cocinar, pasear… Que cierren el móvil y se rían con sus hijos, sin preocuparse en si son o no son el padre o la madre “perfecta”. El corazón tiene respuestas que Google desconoce. Para enseñar a un niño, se necesita más corazón que ciencia.




Fuente: Lucía Galán, madre y pediatra

martes, 3 de enero de 2017

ÚLTIMAS TARDES CON CAP: EL SEXO Y LA VEJEZ



En el post que escribí tras la partida de CAP, prometí publicar parte de lo que él me transmitió durante los tres últimos meses de su vida. Quiero revivir sus sabias explicaciones, repletas de vivencias, experiencias y sueños…, bajo el título de “ÚLTIMAS TARDES CON CAP”

Hoy, mi estado en período de celo, me ha recordado un tema que comentamos varias veces con Cap y que posiblemente va a resultar tabú para algunos humanos, muy polémico para muchos y desconocido para la mayoría: la vida sexual de los collies y el sexo en la vejez.

La especie humana, hombres y mujeres, puede tener sexo todo el año y no en ciclos como las collies. En nuestra raza hay una gran diferencia entre los machos y las hembras. Nosotras solamente tenemos sexualidad una o dos veces al año, en la época de celo. Los machos, en cambio, son activos sexualmente durante todo el año. Ellos no tienen celo y siempre están a punto, siempre y cuando reciban el poderoso olor de la feromona de una hembra en celo.

El sexo en la especie humana tiene varias connotaciones que trascienden el mero hecho de la reproducción. La motivación sexual puede estar vinculada también al deseo, al placer, al amor y, en la mayoría de los casos, hay una gratificación, que además influye en el vínculo entre las personas.

Aunque las hormonas -eso que los humanos llamáis testosterona-, juegan un papel relevante en todas las especies, en algunas, como en el caso de los perros, son el único disparador de la búsqueda reproductiva.
 
CAP, tumbado junto a SWAN en celo
En los collies -ya sean machos o hembras- el apetito sexual es un mecanismo biológico activado por las hormonas, que a su vez disparan el instinto de aparearse, sin ningún otro factor anexo más que la preservación de la especie. Dicen -aunque Cap y yo no estamos de acuerdo- que la principal función del sexo es la reproducción, que nuestra reacción ante un estímulo sexual es meramente instintiva y no corresponde a una búsqueda del placer.

Sobre si los collies sentimos o no placer en el acto reproductivo, algunos investigadores señalan que experimentamos sensaciones similares al orgasmo humano. Aunque su hipótesis se basa solo en la observación del lenguaje corporal y expresiones de varios ejemplares en determinado momento de la monta, Cap y yo podemos afirmar de que es cierto y estamos con el etólogo Jonathan Balcombe, cuando escribe en “Applied Animal Behaviour Science”:
“Los científicos no solo deben ver el comportamiento sexual de los perros a través de los prismáticos de la evolución. Es precisamente porque la reproducción es tan importante para la supervivencia de una especie que la evolución la hizo también placentera para los animales. Tanto humanos como no humanos están motivados para buscarla, incluso cuando la concepción es indeseable o imposible. La necesidad de buscar ese tipo de placer es una combinación de instinto, por un lado, y un poderoso deseo de lograr una recompensa, por el otro. El placer sexual no está restringido solo a nosotros los seres humanos”.
 
CAP, acompañando a ARA en celo
¿Y en la vejez? Se supone que la sexualidad y la vejez son mutuamente exclusivas. Pero, según Cap, que llevó una vida sexual muy activa en su juventud, hay otra sexualidad. “Pienso más en el afecto que en el sexo en sí” –me comentaba a sus 15 años. Y así nos lo demostró a todas las hembras de la manada. Cuando el tamaño y la firmeza de sus testículos disminuyó y la testosterona ya no era la misma, su nariz seguía siendo un prodigio a la hora de detectar el celo de las hembras. Su comportamiento sexual en la vejez siempre fue responsable, respetuoso, buscando el placer de una manera diferente: lamiéndonos, acariciándonos, o simplemente estando tumbado a nuestro lado. Y eso, a pesar de nuestras provocaciones, de nuestros golpes de cadera con la cola ladeada, de nuestros juegos sexuales de hembras en celo.

De machos sé mucho, pero del sexo de las hembras en la vejez, poco puedo contar. Las mayores de 6 años de la manada están operadas y, con la desaparición del ciclo menstrual, a diferencia de las hembras humanas, mi madre y mi abuela me explican que se acaba la vida sexual.

Cuando yo llegue a vieja ya os contaré si me ocurre lo mismo que a Cap, que me decía. “Mi grado de satisfacción sexual ahora, en la vejez, depende más de factores como los sentimientos de proximidad, empatía y ternura”.



jueves, 29 de diciembre de 2016

QUERIDOS COLLIES MAGOS

“Sueña. Sueña con lo que quieres, con lo que tienes y con lo que no.
Sueña dormida o despierta, sin medida y sin miedo.
Sueña como si tu sueño fuera verdad y suéñate a ti misma en ese sueño.
Sueña como si tu sueño fuera realidad, porque la realidad se teje de sueños”
(Brando. Pensamientos de Luc)




Para la mayoría de las personas, cuando llegan estas fechas, todo son buenos propósitos para el Año Nuevo. Pero observo que la especie humana está fallando año tras año. Su escala de valores sigue alterada a finales de cada año, porque las personas siguen anteponiendo el dinero a la conciencia, y el poder a los sentimientos. Hoy me siento tan decepcionada, que recurro a la magia de todos los collies del mundo.

Este post, por tanto, no va dirigido a los humanos. Te pido, pues, persona que me estás leyendo, que se lo transmitas a tu Collie. Ella o él sí será capaz de cumplir los propósitos para el 2017.



Queridos Collies Magos:

Accionad vuestra memoria olfativa y recordad los cientos de historias que habéis vivido en vuestra familia humana o su entorno, con madres llorando desconsoladas, padres abrumados, conflictos familiares de difícil solución. Esos niños y niñas con decenas de preguntas sin respuesta sobre la sociedad actual, sobre guerras que no entienden, sobre política, sobre refugiados…

Ante el nuevo año, apelo a una conspiración de collies. Os pido vuestras mejores vibraciones y vuestro genial saber hacer.

Si tenéis acceso a algún político, solo habéis de conseguir dos cosas: que no mientan y que no roben. Nada más.

Los que vivís en familias con profesores, maestros y educadores, exigidles mucho amor y comprensión con los niños y mucha inteligencia emocional. Recordadles que en sus manos tienen el futuro, porque, como decía  Nelson Mandela, "la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo".

Algunos collies sé que vivís con médicos. Pedidles empatía, compasión y ternura. Hay que humanizar más aún su profesión.

Los collies que estáis viviendo con parejas de recién casados, lo tenéis más fácil para que mantengan siempre viva la ilusión. Siempre hay cosas nuevas y bonitas por llegar, aunque en ocasiones hay que buscarlas.

Todos los collies que estáis sufriendo porque vuestros humanos han decidido separarse, ayudadles a tener serenidad, fuerza y luz para no ofuscarse y garantizar la felicidad de sus hijos por encima de sus propios intereses. Ya sé que los collies siempre estamos de parte de los niños, pero en estos casos hay que procurar que ellos no juzguen ni tomen partido, porque sus padres los quieren por encima de todo.

Los que vivís en una familia con hijos adolescentes, procurad que los padres tengan más comunicación con ellos y menos autoritarismo.

En las familias donde convivís con abuelos que crían a sus nietos, mostradles vuestra gratitud y ayudadles para que vivan con salud.

A los padres que pasan muchas horas al día fuera de casa, retenedlos para que dediquen tiempo de calidad a sus hijos. ¡Que se tiren al suelo y jueguen con ellos, como hacemos los collies!

A las madres, amas de casa, con las que compartís tantas horas, decidles que no importa que la casa no esté impecable. Que se cuiden a sí mismas, su salud física y emocional. Que sean genuinas, luchadoras, generosas, compasivas y optimistas.

Y para nosotras, querid@s Collies Mag@s, pidamos al Año Nuevo lo mismo que para todas las personas de buena voluntad: espíritu luchador, negarnos a mirar hacia otro lado, pasión, generosidad y optimismo para afrontar el 2017 con una sonrisa y con la valentía para seguir luchando, pase lo que pase. ¿Valentía?, sí, valentía…

“Valiente es el que mira siempre a los ojos, el que se levanta cada mañana dispuesto a luchar por lo justo, a dar lo mejor de él mismo. Valiente es el que toma decisiones sin miedo, el que arriesga, el que no se esconde. Valiente es el que se cae y en cada caída se rehace y se reconstruye y aún así, en ese estado a veces resquebrajado, ayuda al que tiene a su lado”. (Lucía Galán)



¿Demasiadas cosas para el 2017, querid@s Collies Mag@s? Quizá. De sueños, voy servida. Y ante una especie humana tan dividida, tan cobarde, tan egoísta, tan injusta…, las collies soñadoras sólo sabemos soñar y creer que la utopía es posible, aún en la mayor de las desesperanzas. Porque sin sueños la vida no tiene ningún sentido.

También tú, persona que estás leyendo este post, si quieres, puedes unirte a la conspiración de los collies y entre todos seamos capaces de dar sentido a aquellos valores tan de collie como lealtad, solidaridad, amistad, tolerancia, igualdad, compromiso y sobre todo amor, mucho amor.




Fuente: Lucía Galán

viernes, 16 de diciembre de 2016

HASTA SIEMPRE, CAMPEÓN


“Yo no te olvido,
habitas un lugar
donde nadie puede tocarte,
donde nadie sabe que existes,
donde nadie puede herirte,
ni yo con mi olvido,
ni tú con tu ausencia…”
(Vogard Pastelin)
 
A los 3 meses, su primera Navidad. Por unos días no ha llegado a su 16ª Navidad

Cuando el pasado mes de agosto partió Kit, la hija de Cap, que tan bien le cuidaba en la vejez, yo me prometí hacerle compañía unas horas cada día. Se lo debía a Kit y ha sido un placer estar junto a Cap los últimos tres meses de su vida, hasta su último suspiro, en brazos de nuestra familia humana. Con Cap empezaron un proyecto que han compartido más de 15 años y que ha aportado felicidad a muchísimos hogares.

HASTA SIEMPRE… Hasta siempre significa que, en cualquier momento, puede volver a aparecer su presencia en nuestros pensamientos. Este recuerdo permanente es el que da significado al último adiós y es el mismo que da sentido a su ausencia. Sin un “hasta siempre”, seríamos incapaces de comprender su marcha. Por ello, el “hasta siempre” no es del todo triste, siempre nos permite no olvidar, y nos abre la posibilidad de compartir maravillosos momentos, muchos de ellos simples y cotidianos, aún no teniendo a Cap a nuestro lado.

Hará falta tiempo para comprender la marcha de Cap. Hemos compartido muchas cosas con él, y el caos originado por su ausencia ha desordenado sentimientos y cambiado cosas tan sencillas como nuestros encuentros y paseos de cada atardecer. Aún así, sé que después de la tormenta siempre viene la calma, y por eso puedo decir bien alto y en paz: HASTA SIEMPRE.

CAMPEÓN… Campeón con sus parejas (China, Enate, Weiss, Venus, Jolie, Amy), con sus hijos, con sus nietos y con toda la manada. Un collie pasional, vibrante, con un corazón de oro.

Campeón con sus humanos, desde su criador Manel hasta nuestra familia con la que ha compartido tantas vivencias. Un collie especial que logró entrar en su vida y en su corazón con su manera tan natural de ser,  con su afectuosidad y su forma optimista de vivir.

Campeón de belleza. Aunque no le gustaban las exposiciones, porque “los pabellones cerrados me agobian, necesito pisar hierba y respirar aire puro”,  sus pocas salidas al ring fueron exitosas: Mejor Cachorro Monográfica Collie 2002, Campeón de España 2004, Campeón Internacional 2005, Mejor Reproductor Monográfica Collie 2008, Mejor Veterano Monográfica Collie 2009.

Campeón con los niños, por los cuales demostró siempre una atracción especial, con su carácter dulce y afable.
 

Campeón con todas las familias que tienen una parte de él, a través de sus hijos, nietos o bisnietos, y todas las personas, cercanas o en la distancia, que estos días se han acordado de él con mensajes como estos (algunos, no todos):
“Tú ya habías cumplido tu misión de vida durante éstos 15 años… Has marcado muchas vidas, la mía también” (Alba)
 “Para mí ha sido siempre, desde mucho antes de conoceros y de tener a Kitty, uno de los mejores collies que he conocido. El ha dejado el listón muy alto para los que vengan detrás, por suerte ha dejado un gran número de descendientes suyos y yo tengo la suerte de tener a dos de sus nietas. Mucho ánimo y un fuerte abrazo” (Maribel)
“Cuando desaparece un perro noble y valiente, el mundo se torna más oscuro, más triste y más sucio” (Eva)
“Sin él no habría tenido nada en que basar mi crianza” (Iago)
“Cuanto siento tu partida querido Cap. Pero has tenido una vida maravillosa rodeado de una gran familia” (Patri)
“Cap es como parte de mi familia aunque nunca haya estado con él, lo siento en sus nietos. Dos partes de ti siguen conmigo gran Cap, miles de besos al cielo para ti, campeón” (Alicia)
“Es imposible no sentir un nudo en la garganta, es imposible no entristecerse porque uno quisiera que estos angelitos sean eternos, pero los recuerdos lo son” (Victor)
“Su recuerdo perdurará por siempre dentro de cada hijo, cada nieto...” (Ivette)
“En casa tenemos una parte de él que queremos con locura. Una pérdida que costará hacernos a la idea… él abrió el camino a una larga lista de peludos por doquier… Solo deciros que deja una grande y fuerte huella en nuestros corazones” (Susanna)
“Cap ha dejado una gran descendencia, tenemos un poquito de él, era precioso y se veía muy bueno, ha dejado el listón muy alto, siempre le recordaremos” (M. Àngels)
“Es una nueva estrella brillando en el cielo y detrás de sí ha dejado un gran relevo para orgullo de todos los que gozamos de su descendencia. Siempre en mi corazón, con alegría y cariño” (Odalys)
“Los viejos rockeros nunca mueren, aunque ocasionan un profundo dolor cuando dejan de tocar” (Marta)
“Cap era único. Ahora es una estrella especial que brillará en el cielo” (José Luís)
“Él siempre formará parte de muchos recuerdos que he vivido durante estos años en el mundo del Collie” (Josep)
“Ha sido el más grande. Que corra libre por siempre” (Fernando)
“Gracias abuelito, gracias por hacer el mundo del collie tan grande... Has triunfado en los rings, en nuestras casas y en cada uno de nuestros corazones, ¡vaya legado nos dejas, amigo! Hasta siempre Don Cap” (Noelia)
“Cap ha sido y será para todos nosotros el gran representante de los valores de Cal Farré... Aquella nobleza, serenidad, elegancia, la sonrisa de un gran Rough Collie…” (Susanna)
 

A lo largo de nuestra vida pasan seres especiales, pero siempre llega alguno que enseguida sabemos que será algo más que especial. Para mí, ese fue CAP

Por su sencillez, por sus buenas vibraciones, por su simpatía, por su afinidad y porque hizo que dentro de mí vibren y afloren sentimientos que nadie consiguió antes hacer aflorar.

Hoy, más que nunca, revivo sus sabias explicaciones, repletas de vivencias, experiencias y sueños, que pienso ir publicando en futuros posts. Añoraré sus gestos, su mirada, la más bella expresión vista nunca, cargada siempre de cariño. Ha sido un honor conocerle, compartir con él momentos inolvidables grabados a fuego en mi memoria y en mi corazón. Un orgullo ser su amiga, destinataria de sus temores, deseos y anhelos.

CAP ha marcado un antes y un después en nuestras vidas, que nunca volverán a ser las mismas. La manada tenemos que seguir adelante y reparar este desgarro interior, sobre todo sus dos nietas, Swan y Assy, y sus bisnietos, Xaloc y Bruixa.

CAP, en estos 15 años, generación tras generación (61 hijos, 121 nietos y los no contabilizados bisnietos), nos ha dejado un legado de amor, lealtad, belleza y elegancia. HASTA SIEMPRE, CAMPEÓN.

 
Marzo 2002: 6 meses

Mayo 2002: 8 meses



Abril 2004: Mejor de Raza (BOB) Monográfica Nacional del Collie

Abril 2008: Mejor Reproductor Monográfica Nacional del Collie

Marzo 2009: Mejor Veterano (BIS) de la Exposición Monográfica Nacional del Collie

Septiembre 2011: 10 años

Junio 2013: Su nieta Venus se despide cariñosamente antes de viajar al Perú

Febrero 2014: Con su hija Kit (izquierda) y su nieta Swan (drecha)

Enero 2015: A los 13 años, con Jolie (10 años)

Febrero 2016: Pelo rojizo, muchas horas durmiendo y artrosis, características propias de su avanzada edad.


Última foto, hace dos meses. Hasta siempre, campeón



lunes, 21 de noviembre de 2016

MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS

Muchas veces, al intentar decir algo a otra persona, los humanos, a pesar de la variedad expresiva que tiene su lengua, no encuentran las palabras justas para expresarse, sobre todo cuando se refiere a temas relacionados con los sentimientos y las emociones.

Sin embargo, más allá de las palabras, está el expresivo lenguaje de los gestos, porque el cuerpo habla y los gestos dicen mucho más de lo que la persona se propone manifestar. Este es el lenguaje en el que mejor nos desenvolvemos los collies.

“El lenguaje verbal y no verbal (gestos, mímicas, expresiones faciales, etc.), componen parte del valioso entramado que rige la comunicación entre los seres humanos y hace posible el acercamiento, el entendimiento, o bien la confusión y la separación. Porque más allá de estos elementos que lo integran, subyace el sentimiento que alimenta las palabras y las dota de sentido”. (Esteban Pérez)
 
Para comunicarse no siempre hacen falta palabras, algunos se entienden a la perfección sin ellas.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, casi lo mismo que un gesto. Según humanos estudiosos de los Estados Unidos, el 35% de la comunicación entre personas durante una charla es verbal y el restante 65% corresponde a gestos, porque todos los seres humanos tienen habilidades innatas que les permiten expresar sus emociones a través del cuerpo. Seres humanos… y collies. Nuestra gran capacidad de emitir sonidos y de adoptar posturas, nos permite mantener interesantes y fluidas “conversaciones” con las personas con quien convivimos.

“¿Es cierto que los collies entienden más de 150 palabras concretas de los humanos?” –preguntaba una de las personas que vino a recoger a uno de mis nietos.

No sé cuántas palabras entiendo a mi edad. Lo que sí sé es que los collies estamos observando constantemente a nuestro human@. Esta actitud nos permite, no solo entender las palabras que nos va enseñando, cortas y precisas, sino también entender las que emite en diferentes situaciones de la vida cotidiana. Y más allá de las palabras, interpretamos su lenguaje corporal.

Recuerdo cuando fui a visitar a Rosaura, una señora mayor que vive sola con Adra, una de mis hijas. Sus circunstancias personales y la situación aislada de su casa, en medio del bosque, lejos de vecinos humanos, le permite convivir a todas horas y forman prácticamente una única entidad.

Adra siempre camina cerca de Rosaura y los pasos de una se solapan con los de la otra. Apenas hacen falta órdenes verbales. Más allá de las palabras, una simple mirada, un gesto o un movimiento del cuerpo, es más que suficiente. Se comportan como una pareja bien avenida y disfruté de las “conversaciones” que se desarrollan entre ambas. Rosaura le cuenta cosas o le pide algo, y Adra le presta su total atención o cumple rápidamente el deseo de su incondicional amiga.

Me hace feliz observar a Rosaura y Adra. Al entenderse tan bien y comunicarse sin malentendidos, su apego es cada vez más fuerte. Rosaura sabe que su voz es un medio importante para hacerse entender por Adra, pero también sabe que Adra, como todos los collies, hacemos más caso al tono de voz y al volumen, que a la palabra en sí.

Dando órdenes a tu collie, querid@ human@, tu voz ha de ser amable, volumen bajo. Los collies tenemos muy buen oído. Nunca des órdenes a tu collie en tono militar. Cuando quieras que haga algo, limítate a darle una orden clara: una palabra, combinada con un gesto. Combina bien tu voz con tu lenguaje corporal, tu mímica y tus gestos. Es decir, tu cuerpo y tu mímica tienen que decir lo mismo que tu palabra. Entonces tu collie te entenderá y te tomará en serio. Desgraciadamente muchas personas dan mensajes que se contradicen: un ¡NO! verbal con voz amable y sonrisa, o, una orden normal, como ¡VEN!, con cara enfadada y postura corporal amenazante. Es muy confuso para el collie. Y los collies, cuando recibimos mensajes contradictorios, finalmente hacemos caso al mensaje no-verbal, porque es el lenguaje habitual entre los perros.

La felicitación verbal tiene que ser con voz amable y cara sonriente. Tu voz tiene que transmitir al collie que estás contento con él y orgulloso de él. Los collies, igual que las personas, necesitamos experimentar éxitos. Eso nos motiva para seguir colaborando a gusto.
 
Más allá de las palabras, países o religiones, el lenguaje de los collies hace posible el acercamiento, el entendimiento…
Más allá de las palabras… "Cuando hablan los sentimientos, nos vemos obligados a escuchar y a veces, a actuar, aun cuando no siempre comprendamos el porqué. No tener conciencia de los propios sentimientos, no comprenderlos o no saber cómo utilizarlos y expresarlos es peor que la ceguera, la sordera o la parálisis. No sentir es no estar vivo. Más que ninguna otra cosa, los sentimientos nos hacen humanos. Nos hacen, en fin, semejantes." (David Viscott). 

Más allá de las palabras, me gusta escuchar las miradas, me gusta escuchar los gestos, me gusta escuchar el alma de la gente…